La llegada del comercio online y sus consecuentes formas de hacer marketing y aplicar las estrategias comerciales han cambiado radicalmente en los últimos años. Las herramientas utilizadas ya no son las mismas que antaño y están prácticamente enfocadas al uso de programas y tecnología para conseguir aumentar ventas, optimizar campañas y ser los mejores en satisfacer a los clientes.

Una de esas herramientas es la Inteligencia Artificial, es decir, el uso de la tecnología para la  combinación de algoritmos planteados con el propósito de crear máquinas que presenten las mismas capacidades que el ser humano para interpretar gran cantidad de datos, imágenes y voz, y así identificar patrones que facilitan la ejecución de tareas y la resolución de problemas complejos. De hecho, según una encuesta de la empresa Salesforce, la IA será la tecnología más adoptada en el mundo del marketing en los próximos años.

En el comercio online la inteligencia artificial es capaz de predecir las preferencias de los clientes: para comprobarlo, solo tenemos que entrar en nuestra cuenta de Amazon o en la de Netflix, que hasta llegan a mostrar el porcentaje de coincidencia con «tus preferencias».

Este cambio de paradigma  también ha modificado radicalmente el comportamiento del consumidor: ahora el consumidor es mucho más exigente, menos leal y  lo que quiere, lo quiere ya.

 

Con toda esta casuística,  la IA es un facilitador, ya que por ejemplo, los bots responden a tareas que no requieren de asistencia humana y facilitan la labor de los agentes comerciales que se centran en tareas de más valor para el cliente y el negocio. Del mismo modo, los bots utilizan el conocimiento extraído de los datos del consumidor para conectar con el cliente de un modo más efectivo integrándose de forma simbiótica en los procesos de los equipos de ventas o soporte. En definitiva, esta información facilita la ejecución de acciones de marketing muy específicas y personalizadas.

 

Como consecuencia, los consumidores estarán mucho más satisfechos y comprarán más y mejor. Desde el punto de vista de negocio, se optimizarán recursos operativos para proporcionar un servicio al cliente automatizado y rentable, con atención personalizada 24/7 y aportando datos importantes sobre ventas para poder predecir y mejorar las acciones de marketing.

Aunque el uso de la IA en los negocios ya es una realidad, aún hay varios retos a los que se enfrenta ésta tecnología que hay que tener en cuenta: la inteligencia artificial necesita datos de calidad ya que la cantidad es relevante, pero la calidad es crucial; también hay que tener en cuenta la tecnología en sí misma, que está avanzando a pasos agigantados a la vez que atisba un gran recorrido por delante. Por último, es importante conocer el comportamiento de las personas ante estas tecnologías.

Lo que está claro es que la inteligencia artificial va a tener un gran impacto en los modelos de negocio y en el comportamiento del consumidor por lo que las empresas necesitan fijar expectativas claras en relación con el impacto a corto plazo de la IA. Desarrollar estrategias y acciones que permitan medir el resultado a corto plazo y el beneficio a largo plazo.

En Brintia llevamos años proporcionando esta tecnología a nuestros clientes y por ello, podemos desarrollar una solución a medida para tu negocio utilizando la IA para que consigas todos tus objetivos en el corto, medio y largo plazo.

¿Quieres más información? ¡Contacta con nosotros y te contamos cómo puedes mejorar tu negocio gracias a la inteligencia artificial!